Receta de té verde con jengibre y sus principales beneficios

El té verde es bueno, mas cuando se mezcla con jengibre, el té verde con jengibre es el mejor. Lleno de estímulos inmunológicos, calienta y relaja la bebida para aliviar el cansancio y refrescar el cerebro. Sencillamente no puedo loar más este té. Este es nuestro ritual de invierno para gozar de una taza de té verde de jengibre ya antes de ir a la cama.

Lo que hace que este té sea todavía más singular es que puedes hacer pequeños cambios y sostenerlo siempre y en todo momento interesante. En la receta de abajo, compartía solo la combinación de jengibre y canela, mas realmente, lo gozamos con cardamomo y menta fresca asimismo. Tanto el jengibre como el té verde son muy clementes y se mezclan dichosamente con otras condimentas y edulcorantes.

Ahora bien, me chifla la pluralidad como a cualquiera. No puedo ir a la cocina y preparar exactamente el mismo té todos y cada uno de los días con exactamente la misma pasión. Tratándose de té verde, no estoy satisfecha hasta el momento en que he probado todas y cada una de las combinaciones conocidas o bien imaginables. Entonces, ajustarse a una sola de las mejores versiones de té verde de jengibre no es ameno, en tanto que siempre y en todo momento se pueden mudar los ingredientes conforme el estado anímico y las necesidades del cuerpo.
té verde con jengibre
VARIACIONES DEL TÉ VERDE DE JENGIBRE
Cuando tienes un constipado, el té verde de jengibre es lo mejor.
Cuando tienes cefalea, el té de jengibre robusto jamás te defrauda.
En un día agotador en el que deseas relajarte, el té aromatizado de jengibre y cardamomo semeja un éxito.
Y tras una cena picante, el té de jengibre y menta es buena opción.
Para los ardores estomacales, la combinación de té de jengibre, hinojo y canela con menta es un éxito.

Conque ya ves de qué forma decidirías el mejor. Tras pensarlo bien para este artículo, he pensado dejarlo a cargo de los lectores. ¿Alguien más opina lo mismo que ? Para otras combinaciones opcionales, he sugerido los ingredientes con las medidas. Asimismo puedes hacer un simple té de jengibre, miel y limón, la receta está acá.

 

Beneficios del té verde con jengibre

El jengibre es una raíz que se emplea como condimenta. Es una de mis condimentas preferidas que tiene un sabor levemente picante cuando se agrega al té, ahora existen algunas razones para gozar de este té. Puedes localizar las ventajas del jengibre acá.

  • Calma la cefalea, los mareos y las náuseas
  • Ayuda en los problemas de indigestión, malestar estomacal
  • Alivia el asma
  • Mejora el sistema inmunológico
  • Ayuda a mejorar los problemas de tos y constipado
  • Calma el estrés
  • Reduce el dolor menstrual
  • Reduce la inflamación
  • Mejora la circulación sanguínea
  • Ayuda a la pérdida de peso

 

Pasos para hacer la receta

Para este té, lo mejor es el jengibre rallado. Puedes picar el jengibre finamente con un cuchillo o bien en un procesador de comestibles si el rallado te resulta bastante difícil. Asimismo se puede usar jengibre cortado en rodajas finas, mas para conseguir el máximo sabor, es mejor rallarlo. El jengibre fresco es siempre y en toda circunstancia mejor que el jengibre en polvo.

Hervir el jengibre y la canela en agua
Hierve el agua con el jengibre y la canela. ( Puedes agregar más condimentas como cardamomo, cúrcuma, hinojo, menta asimismo en esta fase). Deja que el agua hierva y después reduce el fuego y cocina a fuego lento a lo largo de cinco minutos hasta el momento en que el tono del agua cambie tenuemente y las condimentas hayan liberado sus sabores.

Exprime el limón
Incorporar limón, servir
Cuando el color cambie, incorporar el limón. Puedes incorporar aproximadamente limón al gusto o bien asimismo suprimirlo si tienes dolor de garganta.

Agrega miel

Puede agregar cualquier edulcorante de su elección como azúcar, azúcar moreno, jarabe de arce, stevia o bien jaggery. Asimismo puede suprimir el edulcorante por completo.

Ahora, ya antes de incorporar el té verde, puedes enfriarlo y guardarlo en la nevera a lo largo de dos días. Vuelve a calentar y a remojar con el té verde y después sirve.

Agrega el té verde y tapa la olla

Apaga el fuego y déjalo descansar a lo largo de tres-cuatro minutos. Ahora, sírvelo.

Cuele y sirva el té verde de jengibre caliente

 

Consejo de conservación 

Lo mejor es el jengibre fresco rallado, mas puede picarlo finamente en la batidora y guardarlo en un recipiente hermético en la nevera a lo largo de dos días o bien más.
El té de jengibre excedente sin té verde se puede guardar en la nevera. Agrega cubitos de hielo y goza del té helado de jengibre.